Identidad Adolescente I: La identidad hipotecada

O lo que es lo mismo: “voy a ser médico porque mi padre lo es”.

El concepto de identidad tiene diversas fases en la adolescencia, esta podría ser considerada como el mejor atajo a la identidad adulta. Cuando un adolescente vive una crisis de identidad, muchos factores pueden ser determinantes en su camino. Hay que tener en cuenta que el entorno facilita o influye en la dirección de decisiones tomadas.

Para empezar, todas las creencias que el joven hereda de sus padres, de profesores o de la misma sociedad, juegan un papel muy importante en sus acciones. Si éste escucha de sus padres que “hay que trabajar duro para ganarse el pan”, comenzará a limitar su abanico de posibilidades cerrando puertas a aquellos empleos o tareas que no impliquen dicho trabajo duro. O bien, si ha aprendido que “hay que estudiar mucho para ser alguien en la vida”, hará lo posible por ser ese alguien, sintiéndose realmente fracasado e inmerecedor si no lo consigue. Recordemos que lo que el joven conoce como válido es todo aquello que cualquiera de esas figuras autoritarias le transmiten o enseñan.

Consideremos, de igual modo, que las decisiones que tomamos o las ideas que tenemos se basan principalmente en las experiencias, propias y de otros, y que, en sí mismas, no son verdades absolutas. Sin embargo, esta experiencia unida a los valores que defendemos, condicionan de manera importante aquellos consejos y aquel ejemplo que transmitimos al adolescente. Cuando este joven se encuentra ante una situación desconocida o nueva, su instinto de supervivencia apuesta directamente por aquella experiencia vivida por algún familiar, al cual tomará principalmente como referente para actuar y reaccionar.

Unido a todo esto y no menos importante se encuentran las expectativas. El mero hecho de tener unas ideas sobre lo que nuestro hijo o alumno debería ser hace que actuemos de tal manera que propiciemos esos gustos u objetivos en su vida. Lo más esencial aquí es preguntarnos a costa de qué queremos esto, ¿su salud, sus sueños? Y lo más importante, ¿es imprescindible todo esto que yo deseo para él?

Ciertamente, en la mayoría de los casos no nos detenemos a pensar en que ellos son autónomos y dueños de sus vidas y decisiones, por mucho que nos pese. Debemos apoyarles, siempre y cuando les veamos capaces de tomar conciencia de lo que hacen y asumir su responsabilidad. Nuestro deber es prepararles para tomar esas decisiones, no para tomarlas con ni por ellos. Al fin y al cabo, es lo más bonito que podemos hacer por mejorar sus vidas.

“Si amas una flor, no la recojas. Porque si lo haces esta morirá y dejará de ser lo que amas. Entonces si amas una flor, déjala ser. El amor no se trata de posesión.  El amor se trata de apreciación.” Osho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *