#JóvenesPorJóvenes: No somos de oro

Muchas veces nos preguntamos qué piensan los jóvenes sobre ser ellos mismos… Y podemos conjeturar, hablarlo desde varias perspectivas y teorías o preguntarles directamente a ellos. En este caso es Alessandro Casolo, joven ambicioso, atrevido e inconformista de (casi casi) 18 años quien nos regala su punto de vista sobre lo que ve hoy en “No somos de oro”.

Porque a veces preguntar y dar voz es la mejor manera de conseguir respuestas: #JóvenesPorJóvenes

NO SOMOS DE ORO

No somos de oro. Con esta frase quiero decir que no podemos ser agradables para los 7.000 mil millones de personas que habitan la tierra, siempre habrá gente con la que simpatizaremos y otras con las que simplemente no coincidiremos, ya que es imposible pensar de la misma manera que todos; no somos robots. Muchas personas sienten mucha influencia sobre lo que dicen los demás, buscan pertenecer a un grupo, sin ser sencillamente uno mismo.

Pero ¿por qué tanto interés en ser aceptado sin ser cómo eres?

La sociedad de hoy está basada en… o eres un “chico guay “o no te aceptaran nunca. Con esto me estoy refiriendo a que si os fijáis por la calle todos visten igual, todos escuchan la misma música, todos llevan peinados parecidos, etc. Ya no hay cabida para la gente diferente. Si un chico lleva el pelo largo le miran mal, si una chica lleva el pelo corto, tres cuartas partes de lo mismo, adolescentes que con 14-15 años empiezan a fumar por moda, a beber por diversión. En definitiva, a destrozarse la vida desde muy temprana edad.

Lo piensas y dices: ¿pero que necesidad hay de hacer eso? Pues la de encajar en la sociedad, porque te acepten, porque no te sientas rechazado, ni por supuesto solo. Parece ser que si no fumas ni bebes no eres lo bastante “interesante” para pertenecer al grupo de los popus (término que se utiliza hoy para denominar a los chicos populares). Y claro, si no eres popu hoy en día no eres nadie.

Pero dime ¿donde quedó la sociedad de antes cuando con 15 años estábamos jugando a la Nintendo o a la play y cuando salíamos a la calle era para jugar al fútbol o a charlar sobre series? Parece ser que en la sociedad de hoy no hay valores, no se distingue entre el “bien y el mal”, no se asumen responsabilidades, es la sociedad donde el envase es más importante que el interior. Sé de lo que hablo porque lo he vivido. Afortunadamente siempre se puede encontrar a gente que valga la pena y con esto me quedo.

Moraleja: Sé tu mismo, respeta a los demás y cree en ti. Tú vales mucho y no dejes que nadie opine lo contrario.

Carpe diem

Por: Alessandro Casolo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *